A través de membranas de zeolita pueden atraparse gases industriales de efecto invernadero, con un ahorro del 90 por ciento de energía

En la actualidad, la industria invierte importantes cantidades de recursos económicos y energéticos para la purificación de los gases residuales de sus procesos, por lo que desde hace doce años, el científico Moisés Abraham Carreón Garcidueñas se ha dedicado a investigar los procesos necesarios para la generación artificial de membranas de zeolita destinadas a separar el dióxido de carbono del metano a nivel industrial, lo cual le ha valido numerosos reconococimientos a nivel internacional.

 La mañana de este viernes, a unas horas de recibir el grado de Doctor Honoris Causa por la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Carreón Garcidueñas dictó una conferencia a profesores y alumnos del Instituto de Investigaciones en Metalurgia y Materiales, a quienes explicó el proceso para la creación de membranas de zeolita capaces de separar gases antes de que la industria los libere al ambiente.

SAPO-34 es el nombre de la membrana patentada para este fin en los Estados Unidos, por parte del investigador y su grupo académico, que actualmente trabaja en la Escuela de Ingeniería Química de Minas Colorado.

Durante su explicación, el investigador explicó que existen tres tipos de cristales: porosos, orgánicos e inorgánicos, estos últimos mejor conocidos como zeolitas. A partir de la investigación sobre el comportamiento de varios cristales producidos en laboratorio (zeolitas) se modificó su tamaño para transformarlos en una delgada membrana capaz de filtrar moléculas de dióxido de carbono y metano, para dejar pasar al ambiente el primero y frenar el segundo.

Con el mismo sistema puede serpararse la grasa del dióxido de carbono, deshidratar la síntesis del azúcar y separarla de lubricantes y detergentes; mejorar las propiedades energéticas del biodiesel y utilizar el dióxido de carbono como materia prima de un precursor del plástico, también puede encapsularse el gas metano en almacenamiento con una membrana absorbente y luego liberarlo bajo efectos de cambios térmicos o por presión.

La importancia de utilizar esta membrana, explicó este investigador, es que la industria se ahorraría el 90 por ciento de energía y recursos económicos en el proceso de separación de gases, por lo que el primer sistema creado a partir de esta innovación está en etapa de prueba en la industria Shell de Colorado.

Finalmente Carreón Garcidueñas invitó a los alumnos de posgrado a estudiar un doctorado en la materia como ayudantes de su investigación, para lo cual sólo requieren el nivel suficiente en el dominio del idioma Inglés, de acuerdo a las pruebas TOEFL o GRE.